01 enero 2013

Tengo un plan para 2013



Te escribo para que sepas que tengo un plan para 2013, un plan simple –los planes revolucionarios no necesitan informes, leyes de acompañamiento ni memorandos–. Cuando se empeñan en hacernos creer que las palabras no valen para nada, que se las lleva el viento, que te hacen esclavo de lo que has dicho, que son inútiles o que solo sirven para ocultar la realidad, yo tengo un plan para 2013, una estrategia basada en la memoria y el deseo. Y para alimentar la memoria y el deseo necesitamos palabras, las palabras que ahora mismo quiero que tengas siempre cerca de ti cada uno de los días del año que empieza. Palabras para entender el mundo. Palabras para desear y soñar. Palabras contra la resignación y el olvido. Palabras para la esperanza. Palabras para querer y luchar. Palabras solidarias para quienes sufren. Palabras para hacer justicia. Palabras para estar cerca de las personas que quieres.
No aplazaré mis sueños. Te deseo que encuentres las palabras precisas para ser feliz en 2013.

3 comentarios:

Esther dijo...

¡Feliz año, Víctor! Gracias por regalarnos palabras de esperanza para 2013. Un abrazo.

Jarrr dijo...

Feliz año, y buenas palabras!!!

Rebeca Mendoza dijo...

Hola, gracias por las palabras que son las mismas que necesito para definirme en 2013, Negar palabras es
abrir distancias,y me han negado, y la distancia es tan larga, que ya no hay marcha atras, deseos que salgan de mi boca las palabras correctas, alcalzar mi libertad!!!