14 septiembre 2006

Un buen día

Por un momento he creído que hoy sería mi gran día. Cuando escribo son las cinco menos diez de la tarde. Si fuera torero me estaría ajustando la taleguilla, colocándome la montera y el paquete en la posición correcta después de sentirme aliviado tras haber echado la meadilla del miedo. Pero ni siquiera me gustan los toros. A pesar de eso son igualmente las cinco menos diez de la tarde.
Mi gran día ha empezado pronto. Como siempre, me he despertado a las 6:30. Cuando estaba completamente enjabonado ha comenzado a sonar el despertador de la qtek. He pensado que estaría encima de la mesilla y he salido de la ducha chorreando agua y jabón para desactivarla y evitar que se despertara toda la familia y, sobre todo, para impedir que me tiraran la qtek por la ventana. No la he encontrado, he vuelto al baño y allí estaba, debajo de la toalla.
Al bajar por las escaleras he oído un agudo pitido ¿qué será eso? ¡la alarma!!! ...he llegado por los pelos para desactivarla. Con el corazón en la garganta me he preparado el primer café.
He roto una taza, me he cortado al afeitarme, y al ir hacia el coche he pisado una plasta de perro, de uno de mis queridos perros. Entonces he sabido que hoy sería definitivamente un buen día.
Como iba en la reserva, en la primera gasolinera de la autovía he puesto gasóleo. El día apuntaba maneras. No me apetecía quedarme tirado en la carretera. He debido elegir el surtidor que utilizan los camiones y la manguera no cabía en el agujero del depósito del coche. El tamaño, ya se sabe. Me ha costado casi 10 minutos meter 50 euretes de combustible.
Al llegar a Huesca no he encontrado sitio hasta la tercera vuelta a la manzana. Cuando he querido echar un euro en la máquina me dice que me dirija al parquímetro más próximo que ese está fuera de servicio. Una mierda. Aunque no diluviara no iría a buscar otra máquina. Que me detenga la guardia civil, pero no estoy obligado a tanto. Cuando he terminado de atender las múltiples dudas, consultas y reclamaciones de los estudiantes me he encontrado una multa en el limpiaparabrisas. "Estacionar sin ticket en la calle Balentín Carderera". La ortografía me exime de pagar la sanción. Cualquier juez -hasta el juez que ha paralizado las obras de La Romareda- me daría la razón.
En la plaza del Mercado he comprado flores para mi hija. Tiene 11 años. Que me mire es un regalo. Pronto, dentro de treinta o cuarenta años, empezará a ir con chicos. El día que algún gilipollas le regale flores se me partirá el alma.
He llegado casi tarde a recoger a los hijos. He preparado la comida, no funciona el correo electrónico, no avanzo en la media docena de proyectos que tengo entre manos... En fin, aún queda día, pero no sé si este será mi gran día.

3 comentarios:

Javier López Clemente dijo...

¡¡¡Has tenido suerte!!! ¿Te imaginas atrapado en la rotonda que une Zaragoza y Huesca?
Vale, estoy seguro que ya te ha pasado :-)

aperezmorte dijo...

¡Un día es un día!
¡Y seis, la media docena!
¡Si hago balance de mi semana,
seguro que no te quejas!

¡Abrazos!

inde dijo...

Según los italianos, pisar una güeña "porta fortuna" (si bien habría que preguntar: ¿buona o cattiva?).