10 agosto 2008

Tratado de la felicidad



Blanca y sus compañeros de primerodelaeso fueron a visitar la Expo el día 16 de junio. Hoy me recordaba que Jorge hizo cola en el pabellón de Grecia porque a la salida regalaban un Sugus. Un niño es alguien capaz de descubrir la dosis de felicidad que se esconde en un Sugus, alguien que no da un Sugus por perdido. Hacerse adulto es descubrir que todo el mundo no va a quererte y que tú tampoco vas a poder querer a todos. Hacerse adulto es perder la capacidad de entusiasmarse con algo tan simple y tan importante como un Sugus.

1 comentario:

Neru dijo...

Nosotros también fuimos a Expo Zaragoza el lunes 16. Yo también tengo una hija que se llama Blanca. Los niños son capaces de asombrarme y hacerme despertar.Sientes, observas y escribes sinceras palabras.Gracias por descubrirte.