26 enero 2008

Caja negra

No sabemos qué pasa en el interior del vestuario del equipo de nuestra vida, ni en las camas de nuestros amigos o de las personas a quienes queremos. La vida discurre a puerta cerrada. El sistema operativo de nuestros corazones, donde se instalan los afectos, es opaco incluso para usuarios avanzados. Da igual. Lo importante, lo único que importa es que todo -camas, vestuarios, sistemas operativos y corazones- funcionen.

2 comentarios:

Antonio dijo...

Si no es así pulsaremos "ESCAPE".

Luisa Miñana dijo...

¡Qué gran, gran verdad! Amén.

Víctor, no sabía que estaba en la red el documental sobre las Misiones Pedagógicas. Si no te importa, lo recogeré yo también en el blog en unos días.

Un abrazo, sabio.