13 abril 2008

Don Antonio

El jueves pasado, a última hora de la mañana, un señor llamó a la puerta de mi despacho del Museo Pedagógico de Aragón. Luego resultó que tenía mi edad y esta circunstancia lo convirtió en un chico.
–¿Víctor Juan?
–Sí, pase...
–¿No te acuerdas de mí?
Traté de encontrar en su rostro un indicio que me ayudara a situarle en alguna de mis vidas, pero no lo conseguí.
–Soy Abellán, de La Salle Torrero.
Entonces sí: un niño rubio, con el flequillo de la época, un flequillo que yo aún conservo, los diminutos pantalones cortos, el pan con chocolate... y las canicas:
–Te recuerdo –me dijo Abellán– con una gran bolsa de canicas.
Aquella bolsa me la hizo mi abuela. Yo era un jugador legendario. A duras penas encontraba rivales durante los recreos que quisieran arriesgar sus chivas a mi juego implacable. La Salle Torrero: vuelta al año 1974. Fútbol, madrillas, el Canal Imperial, la harinera, los tranvías, la balseta y, sobre todo, don Antonio.
–He venido a comer a Huesca con mi mujer porque quería verte. Leí la entrevista que te hicieron en el Dominical de Heraldo de Aragón hace un año y cuando leí que alguien nombraba a un maestro que se llamaba don Antonio supe que era don Antonio. Luego leí tu nombre y vi las fotografías. Quería decirte que yo también le guardo mucho cariño a aquel maestro.

Eso fue todo. Paco Abellán se marchó con un ejemplar de Los niños del frente y un par de lapiceros bicolores para sus mellizos. La vida, realmente, es un cuento y a veces las cosas están en su sitio: Antón Castro me entrevistó, yo le hablé de don Antonio Corcuera, él quiso contarlo, Paco Abellán leyó la entrevista, –la tengo guardada, me dijo–, quiso venir a contármelo y yo se lo diré a don Antonio porque nos encontramos algunas veces en el parque de Huesca. Su hija es maestra, vive en Huesca y don Antonio suele pasear a sus nietos por el parque. Un cuento.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Aprovecho este foro para comentarte que no sé dónde encontrar la revista Rolde en Zaragoza. Por supuesto, la localizo en multitud de bibliotecas; sin embargo, lo difícil es poder comprarla. En alguno de los sitios en los que antes se vendía ya no la reciben. Sé que existe la posibilidad de la suscripción, pero te agradecería que me señalaras, si existe, algún lugar en el que pueda comprar la revista, para poder hacerlo con aquellos números que más me interesen. Quizás, como ahora colgáis los contenidos en la web, habéis reducido la distribución. No lo sé. Perdona las molestias y muchas gracias. Enrique.

Víctor Juan dijo...

Hola Enrique, en teoría Rolde se vende en tiendas, pero que la distribución es complicada. La revista la distribuye LOGI (976 144 860), podrían pedirla allí desde cualquier librería. Si lo prefieres, puedes pasar la sede de Rolde (Calle Moncasi) a buscar el ejemplar que te interese, o encargarlos por teléfono o por e-mail.
Hay personas en la sede de lunes a viernes, de 9 a 13.
Muchas gracias por tu interés
Víctor

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la información. De todas formas, permitidme que os aconseje que no confiéis demasiado en la presencia de Rolde en librerías y, mucho menos, en papelerías más o menos de calidad; ya que, como digo, es casi inexistente (y en sitios en los que estaba ya no se recibe). Gracias, Enrique.

jose ramon dijo...

No se porque, hoy despues de.. 34 años me he puesto a ver si recordaba algo o alguien de mi infancia. Mi memoria, sobre todo para nombres, siempre ha sido muy mala aunque si tengo grabado en la memoria mi paso por la Sale Torrero y, en ese año ¿o fue 1973? cuando me trasladaron a La Salle Montemolin. EN fin, solo tengo recuerdos de uno de mis profesores que a estas horas no recuerdo su nombre y, aunque no me acuerdo de su fisonomia, si que me acuerdo del hermano Angel Oteiza (es que he cogido el libro de escolaridad para comprobar algun nombre). En fin... nostalgia:-) Un saludo... (ahora desde Valencia, donde vivo) porque seguramente fuimos compañeros (y tambienjugaba a las canicas muy bien y no fui a recoger no pocas pelotas al Canal Imperial :-))))