26 julio 2006

Juntos




Ayer, por primera vez, fuimos juntos a ver un partido de fútbol. Cuando recogíamos a Pepe Melero, a Jorge y a Manuel, la ciudad resistente soportaba más de cuarenta grados. Antes de llegar a las obras de la Expo, Guillermo me pidió que les pusiera el vídeo del partido contra el Madrid. Por eso cuando llegamos a Sabiñánigo, después de visitar brevemente el Museo Pedagógico de Aragón, el Zaragoza ya había metido 6 goles. Estuvimos juntos toda la tarde, tomamos churros en el descanso del partido, cenamos un bocadillo en Huesca y entrábamos en casa después de la una de la madrugada. Guillermo llegó cansado pero muy contento. Había visto jugar al Zaragoza, había comentado las mejores jugadas con Ángel Artal, había visto de cerca a los jugadores que este año van a ganar la liga porque el objetivo es ganar la Champions en el 2008, la Expochampions. Ayer, juntos, fuimos cómplices y felices. Cosas de padre e hijo. Lo de menos fue el puto fútbol.

1 comentario:

Magda dijo...

Estos valiosos momentos van formando toda una vida maravillosa en compañía de nuestros seres más amados. No hay nada más grande.

Felicidades, además está precioso tu niño.